Home > Salud y Bienestar > Psicología

Autoestima

Cómo evitar que te tomen por tonto

“Me han tomado el pelo”, “he quedado como el idiota de la película”, “me han traicionado una vez más”, y “todos se rieron de mí” son frases comunes del “tonto”. ¿Cómo evitar repetirlas otra vez?

Todos hemos pasado por eso. Ese compañero de trabajo a quien hemos estado ayudando incansablemente, de pronto, se da vuelta como una tortilla, y comienza a hacer objeciones maliciosas sobre tu trabajo frente al jefe y a otros colegas.  

Ese amigo en quien tanto confiabas ha estado divulgando tus secretos en forma de pequeños y malintencionados chismes... 

Ella, la mujer de tu vida, quien sacrificó su profesión por tu amor... Ella, quien te ha regalado los mejores momentos de tu vida, de golpe es descubierta in-fraganti con su amante... 

Incluso cuando se trate simplemente de un vendedor ventajero, estas situaciones pueden socavar tu autoestima y producir una peligrosa acumulación de ira. 

¿Por qué las cosas malas le pasan a la gente buena? 

¿Qué hay de malo en nosotros o en las víctimas que conocemos? ¿Es verdad que nace un tonto por minuto? 

No necesariamente. No es que las personas nazcan en este estado de apatía, sino que la participación del factor emocional hace que sus cerebros se vuelvan distraídos. Sin dudas, el conocimiento es poder, y la ignorancia dista mucho de la felicidad.  

Muchas veces, las personas no quieren enfrentar la verdad... aunque al final, ésta termina hiriéndolos más gravemente. Estar en un cuento de hadas no es precisamente lo mejor, ya que las consecuencias serán mucho más traumáticas. 

¡No seas tonto! 

Aunque, desde luego, ser demasiado cínico tiene su costado negativo, muchos de nosotros necesitamos destacar nuestro escepticismo interior para evitar que nos tomen desprevenidos. Ésta es la forma de hacerlo: 

  • Utiliza el abordaje del científico: en la ciencia, si existe una teoría dominante, no solemos dudar de ella porque tenemos información que la respalda. Pero si nos topamos con otros datos que aparecen como convincentes, entonces esto podría hacernos mirar en otras direcciones.  

Si no hay evidencia que sugiera que algo está torcido, descansa tranquilo; pero cuando sí exista esta evidencia, será necesario que actúes en forma más racional e intentes poner tus emociones de lado. Trata de ser tan objetivo como sea posible. Mientras mayor sea tu subjetividad, mayor será la posibilidad de cometer errores. 

  • Busca evidencia concreta: en la industria del cuidado de la salud, por ejemplo, existe gran cantidad de aseveraciones de las que deberíamos sospechar. Una regla básica: ante cualquier proclamación o afirmación, es apropiado —e incluso necesario— buscar evidencia concreta. Sin evidencia tangible, y dentro de un proceso racional común, uno debería comenzar a tener dudas.  

Si estás casado y todo va bien, y de un día para otro tu pareja comienza a verse obligada a trabajar siempre hasta tarde, será bueno que prestes un poco de atención —o mucha—. El abordaje racional, en este caso, nos reclamará buscar más evidencias. 

Si crees que algo está ocurriendo con tus finanzas, y cuando indagas al responsable de llevar tu dinero sólo obtienes respuestas evasivas, podrías estar ante un primer indicio de problemas. Revisa los gastos de tu socio; tal vez descubras que todos sus viajes laborales se dan en Las Vegas... 

  • Quítate las anteojeras: todos somos creyentes por naturaleza. La mayoría de las personas quiere aceptar lo que los demás les dicen y desean evitar las confrontaciones, así que optan por creer lo que llega a sus oídos. Sin embargo, en lugar de cerrar los ojos a los signos, presta atención y formula preguntas si tu marido llega a casa más tarde de lo normal, o si antes solía dormir como un tronco y ahora pasa las noches en vela o caminando de un lado a otro. 
     
  • No tengas miedo de patear el tablero: si existe un cambio evidente de conducta —no sólo una noche, sino un nuevo patrón— sácalo a la luz. Podría tratarse de un mal momento en el trabajo, pero también podría ser algo mucho más serio, particularmente si los signos persisten indefinidamente.  

Las mujeres, particularmente, están entrenadas para ser comprensivas y cultivar la familia, y, muchas veces, no quieren ser vistas como miembros hostiles dentro del ámbito familiar. Por eso es que suelen apaciguar las aguas, incluso cuando hay signos evidentes y patrones claros; porque saben que una palabra podría derribar el castillo de naipes. 

En consecuencia, terminan sintiéndose descastadas, pasadas por encima e injuriadas por la persona a la que están amarradas. Ahora, si el castillo es de naipes, ¿por qué no derribarlo? ¿Por qué no patear el tablero y ver que pasa? Existen casos en que la confianza puede ser reconstruida.  

  • Escucha a tu instinto: las personas necesitan escuchar más a su voz interior y usarla como un compás natural. Si tienes alguna clase de instinto o reacción visceral, procura prestarle atención, ya que no ha aparecido sin razón. En cualquier caso, deberás ser lo suficientemente valiente para enfrentarlo. ¿Hay problemas financieros? Entonces busca en los libros y ve dónde radica la causa del desbarajuste.

Enfrentar el problema, de eso se trata. Míralo a los ojos y di; “¿Qué está pasando aquí?” Los problemas no suelen irse y, por lo general, empeoran con el tiempo. 

  • Una noche financiera al mes: para evitar despertarte una mañana y ver que estás en bancarrota, tú y tu pareja deben mirar los libros y las finanzas en forma conjunta y hablar abiertamente y con honestidad acerca de las pérdidas y las ganancias sobre una base temporal regular.

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

hola

Por MAGIA 62


hola

Por MARISA_D


hola

Por HORACIO MIGUEL


hola

Por PEBETA


Mas notas del autor:

La Redacción

Los mejores parques naturales del mundo

Los mejores parques naturales del mundo

8 opciones para conocer las maravillas de la Naturaleza en todo su esplendor 

¿Quién me escondió el móvil?

Un ringtone suena y suena, pero el móvil no aparece por ningún lado...

¿Mentir ayuda al cerebro infantil?

Niños brillantes, ¿niños mentirosos?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: