Home > Vida cotidiana > Mascotas

Gatos

Cómo domesticar a tu gatito

¿No logras sacar a tu gatito de su cuchita? ¿Te acercas para acariciarlo y sale corriendo como si tuvieras una enfermedad contagiosa? Entonces es tiempo de que lo ayudes a convivir con los humanos

Gatos domésticos: se hacen, no nacen 

Hasta hace una semana, todo era ilusión. Fuiste el criadero y compraste ese gato persa que tanto querías. Cuando llegaste a casa, abriste la puerta de la jaulita, y el gatito en lugar de correr a tus brazos, se escondió debajo de tu cama, sin salir más que cuando le muestras un plato con comida. Una semana después, todo sigue igual.  

Cuando traes un gatito nuevo a tu casa, puede ocurrir que se mantenga alejado de los seres humanos. A veces, ellos sólo quieren esconderse en un sitio seguro, lejos de aquellos gigantes bruscos y ruidosos.  

Esta conducta no es poco frecuente y debe ser enfrentada para hacer que el gato logre una mayor interacción con los humanos. Estas son algunas tácticas para sociabilizar a tu minino: 

  • Pon a al gatito –o los gatitos- en una pequeña habitación en donde pueda estar resguardado de ruidos molestos. El animal debe estar solo, sin la presencia de otras mascotas. Comienza poniéndolo en una jaula con el espacio suficiente para caminar un poco. Coloca una caja, dentro de la jaula, de modo que el gato pueda esconderse y sentirse seguro. Esta caja puede estar cubierta parcialmente con una toalla o tela para incrementar la sensación de seguridad. Usar un spray de feromonas sintéticas también podría ser de ayuda –sólo no rocíes la caja de arena-. 
     
  • No lo mires fijamente. Fijar la mirada es una conducta típica de los predadores, y podría asustar al gato. Practica intentando tocar al minino después de que haya estado un par de días en la caja. Si no se muestra receptivo hacia tu mano, intenta usando un rascador para frotarle el pelo. Intenta mover tu otra mano hacia el gato mientras haces esto. Asimismo, puedes probar con el método Tellington, que ha probado hacer sentir más cómodo al animal cuando está rodeado de humanos. Hay información al respecto disponible en la Internet. 
     
  • Comienza a pasar más y más tiempo en la habitación con el gato. Ten en cuenta que mientras son chiquitos, necesitarán al menos dos horas de interacción diarias con humanos. En primer lugar, una sola persona debería estar a cargo de esta tarea, por lo menos durante los primeros 5 ó 10 días de la estadía del gato en tu hogar. Luego, una o dos personas más pueden sumarse al grupo con acceso al animal. Ten un juguete en la mano para jugar con el gatito y para acostumbrarlo a estar cerca de tu mano. De a poco, y al tiempo que sostienes el juguete, acerca tu mano hasta que puedas tocarlo. Darle un trato alimentario especial también podría ayudarte a estar más cerca del gatito. 
     
  • Sintoniza una estación de radio –preferentemente AM- de modo que el animal se acostumbre a las voces humanas. Recuerda no subir demasiado el volumen. 
     
  • Una vez que puedas tocar al gato, comienza a dejarle salir de la jaula. Ahora, puedes sacar la caja de arena de la jaula y colocarla en una punta de la habitación –preferentemente en la esquina opuesta a la comida-. Vaporiza las feromonas por la habitación. Nunca cerca de la caja de arena. Comienza a jugarle utilizando sus chiches –bien puedes arreglártelas con unas pelotitas de papel o unos cordones-. De esta manera, el gato siempre estará esperando el momento es que llegues para volver a jugar con él. No te olvides de tocarlo y acariciarlo ocasionalmente durante los juegos. 
     
  • Después de un tiempo, sólo siéntate en el dormitorio con los gatitos y haz lo que tengas ganas de hacer –leer, mirar televisión, escuchar la radio o usar la computadora-. Esto ayudará al animal a acostumbrarse a las personas aún cuando no le estén prestando atención. Después de un rato, comienza a jugarle. Trata de traer otras personas a la habitación más a menudo. Estos individuos también deberán jugar y acariciar al gato.

Todas estas acciones ayudarán a que tu tímido gatito saque la cabeza de concha en la que se siente seguro. Si tu gato es tímido y no hicieras nada, podría quedarse recluido de por vida.

Ayúdalo a acostumbrase a los humanos. Puede que algunos necesiten más ayuda que otros, pero todos pueden hacerlo.

¿Quieres conocer a tu perro? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

¿Por qué se les dicen “cornudos”?

Y otras respuestas a cosas que siempre te preguntaste

Hombres en la cocina

A la hora de llevar comida a domicilio, ¿cuál es el servicio más veloz?

Cómo afrontar las discusiones de pareja sobre el dinero

Te decimos cómo hacer para que la plática sobre las finanzas de la pareja no acabe con la relación

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: