Home > Vida cotidiana > Jardín

Plantas de interior

Cómo cultivar plantas frutales en macetas

¿Sabías que en tus macetas puede crecer diferentes variedades de árboles frutales?


En efecto no es necesario disponer de un gran terreno: la terraza y hasta el balcón pueden dar lugar a que crezcan naranjos, limoneros, cerezos, quinotos, higueras, entre muchas especies, de las que las variedades enanas son las más indicadas.


Cultivadas en macetas de gran tamaño, se encargarán de dotar de belleza y perfume a tu casa, a la vez de proporcionar el placer de cosechar las frutas uno mismo.

Primero y principal: la tierra

Para que crezcan bien los frutales, se necesita una tierra, que deberá estar bien abonada o ser una mezcla de tierra fértil y turba negra.

El riego abundante será muy importante, sobre todo en los meses cálidos. El riego debe ser abundante desde la primavera al otoño, pero moderado en invierno y conviene rociar las hojas y las ramas con cierta frecuencia.

Importante para el invierno: estos frutales no toleran las heladas, por lo que en los días de mucho frío será conveniente transportarlos al interior de la casa, teniendo la precaución de ubicarlos donde les de la cantidad de luz suficiente.

En cuanto a la poda, se trata de ir cortando los brotes nuevos al comenzar la primavera para que crezcan con más fuerzas.

El lugar donde plantarlos

Una maceta de gran tamaño es el lugar ideal para plantar cualquiera de los frutales más comunes.

Además, cítricos como el naranjo o el limonero, cuando son plantados en macetas grandes y vistosas, darán un toque de color al balcón o la terraza, convirtiéndose en un elemento más de la decoración.

Y en primavera, cuando empiecen a brotar las flores, se le suma el perfume que aportan.

Entre los naranjos, existen distintas variedades que son ideales para cultivar en maceta:

El Citrus mitis "Bunge": es un pequeño árbol de copa densa, que tiene tendencia a la verticalidad, inerme o con cortas espinas. Sus hojas son pequeñas y elípticas y no necesita poda de mantenimiento.

El Citrus sinensis "Navelina", un árbol pequeño, de forma muy redondeada, con muy pocas espinas, follaje denso. De hojas muy pequeñas y alargadas, sus frutos son dulces.

El Citrus aurantium "Bouquet". De denso follaje verde oscuro que contrasta con el color de sus frutos y flores, lo que lo hace sumamente vistoso. Se caracteriza por tener frutos amargos y hojas puntiagudas.

Cuidados básicos de los frutales



Sea la especie de que se trate, en todos los casos hay una serie de cuidados básicos a tener en cuenta.

La maceta en la que se coloquen debe ser grande, profunda y con buen drenaje, porque aunque se trate de árboles de poco tamaño, necesitan espacio para poder dar frutos, por lo que se recomienda el uso de macetones.

Como ya dijimos, la tierra que se coloque debe ser de muy buena calidad. El abono debe estar presente todo el año: en verano hay que elegir productos ricos en nitrógeno y en invierno deben tener microelementos, como hierro, magnesio, zinc y potasio para evitar que la fruta se desprenda del árbol antes de estar madura.

Durante el invierno es preferible tener al frutal en el interior, con una temperatura de entre 15 y 18º C. Por eso, ubicar la maceta sobre un soporte con ruedas sería lo más adecuado para facilitar su traslado.

Los frutales soportan el sol directo y el sitio ideal para ubicar las plantas es en un lugar claro y soleado.

Y aunque los cítricos no requieren una poda regular, hay que conservar la forma de los árboles plantados en maceta y por eso conviene cortar los brotes nuevos a principio de la primavera, para que crezcan más frondosos.

La poda no solo deberá aplicarse a las raíces, sino también a las ramas, para estimular de este modo el crecimiento.

A los frutales de un año, se les podará un tercio aproximado de su tamaño, dejándoles 2 o 3 yemas a los brotes laterales. En árboles de dos años, reduciremos el brote central a unas 4 u 8 yemas del brote del año anteriores.

En las especies enanas, una poda bastará, limitándonos a suprimir alguna rama que desequilibre la forma general del arbusto.

En cuanto al aspecto, con el tiempo podremos darle una estructura de pirámide o redondeada. La primera, se articula sobre un tronco vertical, distribuyendo las ramas por pisos, las más largas cerca de las raíces y las más cortas, por arriba.

Para un aspecto redondeado, basta con dejar 4 o 5 ramas bien repartidas y espaciadas regularmente.


Para aprender cómo tener tu propio huerto en plena ciudad, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de huertos agroforestales urbanos

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo obtener buenas fotografías digitales

Cómo obtener buenas fotografías digitales

Muchas personas dicen que ciertos fotógrafos tienen un ojo especial para obtener buenas fotos. Aquí te enseñamos cómo ser uno de elllos...

Susto en el consultorio

¿Quieres que tu doctor se muera de un susto?

Régimen de adelgazamiento con dietas hipocalóricas

Régimen de adelgazamiento con dietas hipocalóricas

Casi todo régimen para adelgazar busca que ingresen menos calorías de las que se gastan, como por ejemplo las dietas hipocalóricas que aquí te presentamos...

Videos

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: