Home > Vida cotidiana > Jardín

Plantas de interior

Cómo cuidar las plantas de interior

Cuidados básicos para las plantas del hogar.

 

 

El contexto que las plantas de interior tienen respecto de su hábitat natural, hace que los cuidados en su mantenimiento sean mas específicos de lo normal. Para la manutención de las plantas de interior se deben tener en cuenta la luz, la humedad y la temperatura.

A las plantas que necesitan o soportan la luz directa del sol deberemos colocarlas cerca de las ventanas e incluso algunas pueden estar en el exterior, pero previamente deberemos haberlas acostumbrado paulatinamente.

La falta de luz en las plantas situadas a una excesiva distancia de la fuente luminosa, se manifiesta en un alargamiento y debilitamiento de los tallos, en la palidez y amarilleo de las hojas, las cuales se atrofian y acaban cayendo prematuramente.

Hay otro tipo de plantas que prefieren la sombra y nunca deberíamos dejarlas a pleno sol, salvo en los meses de marzo a agosto cuando los rayos del sol son más suaves.

Para este tipo de plantas, una luz muy violenta resulta muy perjudicial, provoca que los brotes nazcan más pequeños y las hojas pierdan su color; los rayos directos del sol hacen aparecer manchas amarillas en las hojas e incluso su enrojecimiento.

La temperatura óptima es aquella con la que la planta desarrolla mejor sus distintos procesos de crecimiento y puede variar a lo largo de su vida. La temperatura más adecuada para el proceso de multiplicación suele ser superior a la necesaria para el crecimiento posterior, siendo un factor determinante el origen geográfico de la planta.

Para la siembra y la germinación de las semillas oscila entre los 16 y 25ºC. Para formas de reproducción vegetativa, como son el método por esquejes o la división de plantas, oscila, para la mayoría de las plantas de interior entre 18 y 26ºC.

Las plantas jóvenes necesitan una temperatura de 3 a 5ºC más alta que las plantas adultas. La floración exige también temperaturas más altas. La falta de calor retrasa el crecimiento, habitualmente las hojas amarillean y cuando además las temperaturas son muy bajas, las plantas con mucho agua presentan manchas blandas y negruzcas.

Las exigencias de las plantas en lo referente a la humedad del medio de cultivo, también vienen determinadas por el origen geográfico y variarán a lo largo del año.

La humedad del aire es uno de los factores más importantes para el cultivo de las plantas de interior y sus cambios dependen directamente de la temperatura, ya que al elevarse ésta, produce una disminución de la humedad ambiental.

La planta experimenta una evaporación del agua de sus partes altas, el crecimiento es más lento, pueden aparecer deformaciones, las hojas se enrollan y se caen y las flores y los frutos se secan.

Una de las tareas más importantes para la planta es un riego correcto. Para ello tendremos que tener en cuenta la temperatura del aire, ya que cuanto más elevada sea ésta más intensa será la evaporación y más importante la necesidad de riego. En la época de menos calor como es el otoño y el invierno, es mejor no regar en exceso.

La cantidad de agua necesaria dependerá también de la especie y de la edad de la planta. La planta adulta ha de regarse abundantemente con largos intervalos entre uno y otro riego; por el contrario, las plantas más jóvenes precisan menos cantidad de agua pero a intervalos más cortos.

El agua que utilizaremos para regar deberá ser limpia y no excesivamente dura, es decir, contendrá poco óxido de calcio y en caso de no poder evitarlo, procuraremos hervirla previamente. El cloro, las materias grasas, los aceites minerales y los detergentes son perjudiciales. La temperatura del agua que utilicemos para regar deberá ser la del ambiente.

La pulverización de las hojas es un sistema que pretende disminuir la evaporación del agua y a la vez proporcionar mejores condiciones de humedad del entorno.

La escasez de humedad del aire es uno de los motivos más frecuentes por los que las plantas de interior se marchitan y mueren. El agua que utilizaremos para pulverizar será pura y el pulverizador que usaremos ha de ser fino; las flores no deben ser pulverizadas.

Las necesidades de alimento de las plantas de interior dependerá de la especie, la edad, de la estación del año y la fase de evolución en la que se encuentre, siendo la fase de crecimiento en la que mayores son sus necesidades.

La escasez de alimento producirá dificultades en el crecimiento y la floración será pobre, por eso le suministraremos una cantidad adecuada de abono completo en granulado o en polvo, en dosis de 0,5 a 6 g. por litro de tierra, de acuerdo con las exigencias de la planta; pero el exceso de alimento también puede ser perjudicial, eleva el porcentaje de sales en el suelo y puede dañar las raíces llegando incluso a producir la muerte de la planta.

 

 

Walter Solórzano

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Cómo cuidar plantas de interior

Por NUNILO84


cuidado de AGLONEMA

Por CAR004


que fertilizantes, y que venenos no aconsejan

Por TLACACHOTE


Mas notas del autor:

Walter Solórzano

Consejos para proteger las plantas del frio

Consejos para proteger las plantas del frio

Las heladas, la lluvia y los cambios de temperatura pueden afectar negativamente a las plantas que hay en el jardi­n. Te contamos los mejores trucos para resguardarlas del mal tiempo

Entre helechos y margaritas

Entre helechos y margaritas

Todos tuvieron un helecho alguna vez, o al menos eso parece. Lo que muchos se preguntan es: ¿qué tipo de helecho me conviene? Y no nos olvidemos las margaritas, vehiculo de nuestros desvelos amorosos: -Me quiere...no me quiere...

Cuando cuida su jardín: ¿le produce alergia?

Cuando cuida su jardín: ¿le produce alergia?

En ocasiones el trabajo en el jardín suele producir y profundizar alergias dado el contacto permanente con las plantas. Si usted es propenso, sepa cómo actuar para no padecerlas.

OTRAS NOTAS SOBRE

Videos

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: