Home > > Viajes y turismo

Consejos para el viajero

Cómo conducir (y conducirse) en autos que levantan temperatura

Salir de un apuro en el que nos metió nuestro auto siempre es una situación estresante. Sepa qué hacer en esos momentos en que el calor del auto se contagia a la mente y no deja pensar con claridad.

Uno de los problemas más comunes al volante de un auto es el recalentamiento del motor. Si el calor llega a punto tal de provocar un daño irreversible al motor, generalmente se debe a la impericia del conductor. Es imprescindible chequear periódicamente el indicador de temperatura y nunca dejar que llegue al rojo. Es más: cualquier variación brusca respecto de la posición normal de la aguja en este verdadero “termómetro” del auto, ya constituye una señal de alarma. En caso de verificar un incremento sostenido en la temperatura, detenga el auto antes de que sea demasiado tarde. 

Luego de apagar el motor, dése un momento para pensar con claridad y repasar los pasos a seguir. Recuerde que una vez que el motor no está funcionando, es poco probable que el proceso de calentamiento continúe al ritmo original. En este punto la rapidez no es tan importante como la exactitud y la certeza de lo que se quiere hacer. 

Si verifica que sale humo del capot del auto, no lo abra inmediatamente. Aproveche esos momentos para colocar una baliza e intentar pedir ayuda a otros automovilistas o a un servicio contratado, mediante un teléfono celular. Recién cuando el auto se haya enfriado por completo y el humo haya dejado de salir, proceda a revisar el motor. Si el motor tarda mucho en recuperar una temperatura aceptable, una forma de acelerar el proceso es echando agua fría sobre el radiador durante un buen rato. 

Cuando se está en condiciones de empezar, lo primero es revisar el tanque de plástico que contiene líquido refrigerante de reserva. Para ubicarlo sin lugar a errores, se debe tener en cuenta que está unido al radiador por una pequeña manguera. Salvo en modelos especiales (de autos alemanes y suecos), se puede agregar líquido refrigerante aún cuando el motor esté algo caliente. De todas maneras, al abrirlo –siempre cubriendo la mano con un trapo mojado, por las dudas- chequear si presenta alguna resistencia o si deja escapar vapor. Si esto ocurre, este tanque también está bajo presión, y no se debe manipularlo hasta que el auto haya recobrado la temperatura normal. 

Cuando las condiciones lo permitan, proceder a verificar el radiador. Siempre con el trapo mojado en la mano, abrirlo muy lentamente. De otra manera, corremos el riesgo de quemarnos con vapor o líquido refrigerante recalentado. Si no se está seguro o presenta mucha resistencia al intentar abrirlo, dejarlo descansar y enfriarse un rato más. 

Al examinar el radiador, mirar con detenimiento su interior para ver cuánto refrigerante o agua le hacen falta. En lo posible, respetar las proporciones agua/refrigerante sugeridas por el fabricante. No eche más de uno o de otro ante la urgencia de llenar el radiador hasta el tope. 

Tener en cuenta además que los refrigerantes no deben ser usados como un “antídoto mágico” para resolver problemas de recalentamiento. El objetivo de este tipo de líquidos es prevenir el calentamiento excesivo, no sirven como compresas heladas para bajar la “fiebre” del motor. Esta acción –común, pero equivocada de cabo a rabo– equivale a querer curar una infección con analgésicos. 

Luego de terminar de llenar el radiador, taparlo y verificar que las mangueras que lo comunican con el resto del motor no estén rotas o tengan pérdidas. Si todo está en orden, volver a la cabina y encender el motor para probar su funcionamiento. Con el auto en marcha, prestar mucha atención a la aguja de temperatura. Apenas la aguja amenace con acercarse a la zona roja, apagar el motor inmediatamente. 

Si se logró estabilizar medianamente la situación, pero no se cuenta con otro auxilio o forma de restablecer el normal funcionamiento del auto a corto plazo, se debe actuar con precaución. Una actitud responsable sería continuar manejando –con mucho cuidado– el vehículo hasta llegar a una estación de servicio o un mecánico. 

Sin embargo, la atención debe repartirse sin distracciones entre la carretera y la aguja del termómetro. En cuanto el rojo sea un destino previsible para la aguja, detener el coche y echar más agua fría sobre el radiador. Probablemente llegar a destino lleve un buen rato, pero esta espera será mucho mejor que caminar o pagar una jugosa cuenta por un motor fundido. 

Por último, si agregando agua y líquido refrigerante el recalentamiento no parece solucionarse ni siquiera un poco, es probable que el origen del problema se deba a otros factores. Algunos de ellos pueden ser un radiador bloqueado, ventiladores rotos o que no funcionan como deberían, mangueras con pérdidas (a veces no están a lugares a la vista, haciéndose casi imposible detectarlas para alguien no especializado), bomba de agua rotas, o la misma aguja del termómetro que puede estar clavada en una temperatura inexistente, dando pistas falsas. 

Lo central a tener en mente es que si se mantiene la calma y se siguen estos consejos, casi con seguridad el problema no pasará de una demora inconveniente o una quemadura leve con vapor al abrir el radiador. Nada de motores fundidos ni arreglos costosos en el horizonte.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

el tema de la temperatura automotriz

Por RRAFFAFFA


Mas notas del autor:

La Redacción

El mejor colchón del mundo

¿Problemas en la espalda? ¿Tu colchón te provoca dolor de espalda? Aquí tienes la solución...

Mercado de acciones: ¿el éxito sólo pasa por acertar?

Mercado de acciones: ¿el éxito sólo pasa por acertar?

¿Eres de los que piensan que acertar es lo único que debes hacer para tener éxito en el mercado de acciones? Tal vez hayas tenido suerte hasta ahora, pero podrías darte cuenta que nadie acierta para siempre. Si quieres ser un inversor exitoso, necesitarás de algo más que “aciertos”

Arsénico, el enemigo que acecha en el agua que bebes

Arsénico, el enemigo que acecha en el agua que bebes

Los peligros silenciosos que debes conocer y que se encuentran en todos los rincones de tu hogar...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: