Home > Tus raices > Cuéntanos tu vida

Cuéntanos tu vida

Comienza la emigración

En los años 20, las cosas se ponen cada vez más difíciles. La única salida parece la emigración.

Terminé quinto año con el aprecio de los profesores y una linda mención de la dirección, y así estuve entre los cinco primeros de los cursos nocturnos.

Tanto mi familia como mis patrones y mis compañeros de trabajo me demostraron una gran alegría por mis logros.

Mis patrones me regalaron todo el atuendo de ropa: traje, camisa, corbata, zapatos y un sobretodo. También me dieron una semana de descanso, pero yo extrañaba tanto el trabajo que todas las mañanas pasaba por el negocio a saludar a todos y si había mucho trabajo me disponía a ayudarlos, pero no me dejaban hacerlo.

Al año siguiente empezó para mi un nuevo ritmo de vida, el patrón comenzó con problemas de salud y me asignó a trabajar con él ayudándolo en la contabilidad y preparación de las facturas cada fin de mes para las oficinas públicas (les proveíamos de útiles de escritorio).

Era un trabajo bastante bravo y de mucha responsabilidad, sobre todo para un chico de quince años como era yo. El patrón me supervisaba y con mi empeño y dedicación aprendía a hacer el trabajo a satisfacción de todos, tanto es así que mi sueldo se incrementó hasta ganar lo mismo que el empleado mayor, un hombre casado y con tres hijos.

En mi casa la situación económica mejoró mucho ya que todo mi sueldo se lo entregaba a mi madre y así podíamos complementar lo que mi padre ganaba con su profesión de encuadernador de libros.

Mi madre cuidaba de mi vestimenta pues tenía que estar presentable, ya que estaba en contacto con empleados de jerarquía en las oficinas públicas.

Cuando los sábados me iba al centro jalutziano me daba dinero para mis gastos, pero la mayoría de las veces traía la plata de vuelta sin haber gastado nada.

Si bien en países como Polonia, Rusia, Hungría y Rumania siempre hubo antisemitismo, la vida judía era cada día más difícil, sin ninguna perspectiva para el futuro.

En el año 1923 empezó el éxodo, el judío que podía emigraba a Estados Unidos, Canadá o los países latinoamericanos.

El movimiento sionista y jalutziano se intensificó con la ayuda del Joint y la Hias, instituciones norteamericanas que posibilitaron económicamente que familias enteras pudieran emigrar a Israel. Se denominó la cuarta aliá.

 

Jacobo Rendler
Colaborador

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Jacobo Rendler

Una excursión al sur

Una excursión al sur

O de cómo en Bariloche aprendí el trabajo de vendedor ambulante.

Un adolescente al frente del negocio

Un adolescente al frente del negocio

Cuando todo parecía ir viento en popa, los vientos de tormenta comienzan a soplar.

Mis primeros pasos en la Argentina

Mis primeros pasos en la Argentina

Los primeros pinitos en el país de un joven inmigrante.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: