Home > Belleza y estilo > En forma

Ejercicios tradicionales chinos

Chi Kung: ¿cuento chino?

La llamada New Age , un movimiento contracultural que cada vez gana más adeptos, presenta un gran cúmulo de novedades muchas de las cuales no son más que la exhumación de antiguas creencias y prácticas. Una de ellas, que sin duda dará mucho que hablar en el futuro, es la de la gimnasia china conocida como Chi Kung o Qi Gong...

Se trata de un conjunto de movimientos suaves y cadenciosos que producen no sólo una profunda relajación, sino que, según los textos y enseñanzas de todos sus maestros,proporciona innumerables beneficios para la salud , desde el control de la hipertensión y la artritis hasta la curación de enfermedades tan graves como la diabetes o el cáncer.

Y a diferencia de las ya bien conocidas técnicas del yoga hindú, el Chi Kung exige muy poco esfuerzo corporal y al parecer sus beneficios son más amplios y profundos.

Como la acupuntura, los masajes y otras técnicas orientales, el Chi Kung se basa en el manejo de chi, una sutil energía que existe en toda la naturaleza y que recorre el cuerpo humano por los llamados meridianos formando una especie de molde energético dinámico de cuyo correcto flujo y equilibrio dependen todas sus funciones, especialmente mediante la armonización de sus polaridades Yin y Yang.

Para la medicina china ancestral, cualquier enfermedad, sea corporal o síquica,se origina en última instancia en los desarreglos y bloqueos de dicha energía.

Según Daniel Reid “ El chi es el maestro invisible oculto tras todas las formas visibles y presente en las funciones vitales del organismo humano y, por lo tanto, es el principal factor responsable de la salud y la enfermedad, el principal indicador de la vitalidad y la longevidad, el enlace entre la mente y el cuerpo, y el común denominador de todas las complejas ecuaciones de la vida física, emocional y espiritual.

El Chi Kung nos proporciona una manera eficaz de mediar y manipular las energías vitales, para equilibrarlas y armonizarlas y disfrutar de una salud y longevidad óptimas, y del equilibrio emocional y la lucidez mental.” Y estas entusiastas afirmaciones - que parecen las promocionales de algún curso o costoso taller de fin de semana- han sido en gran parte confirmadas por los hechos a pesar de que la investigación científica sobre el particular lleva relativamente pocos años.

El gobierno chino, en efecto, urgido de encontrar alternativas válidas para la salubridad de una inmensa población por causa de los gigantescos costos del sistema de salud y de la medicina oficial, ha patrocinado numerosas investigaciones, cuyos resultados han sido poco menos que extraordinarios.

El Chi Kung desarrollado por Guo Lin, como forma específica para la cura del cáncer permitió que dicha mujer se curara a si misma de un grave cáncer de útero, permitiendo que además, gracias a esta técnica tradicional, muchos otros pacientes experimentaran similares resultados.

Se calcula que actualmente hay varios millones de personas que practican diversas terapias basadas todas ellas en el Chi Kung para tratar numerosas enfermedades.

Según estadísticas oficiales, las tasas de supervivencia a largo plazo para los pacientes de cáncer y de otras graves patologías han resultado ser muy superiores a las logradas por los tratamientos convencionales modernos.

Por ello y como puntualiza el citado investigador la verdadera pregunta no es si el Chi Kung funciona, sino si “ el colectivo médico occidental está dispuesto a considerar una forma de tratamiento que, en efecto, eliminaría la necesidad de médicos, fármacos y hospitales sumamente costosos “.

Pero el Chi Kung no sólo ofrece tan grandes posibilidades en el campo de la salud, Sus alcances son mucho más vastos toda vez que, según los textos de todos los principales Maestros antiguos y contemporáneos – es la clave de la longevidad atribuida a los grandes místicos del taoísmo chino y es la fuente de sus poderes supranormales y de su experiencia espiritual.

El conocido maestro Wong Kieu Kit explica: “ Las habilidades extraordinarias que la práctica del Chi Kung proporciona se pueden ver como prodigios increíbles... nuestro espíritu llega a tal estado de pureza y desarrollo, que nos hemos liberado espiritualmente de nuestras limitaciones personales e individuales, y no estamos sujetos a la cotidiana construcción mental de tiempo y espacio. En lenguaje taoísta, es alcanzar la inmortalidad”

Por Gonzalo Echeverri Uruburu

Para saber más, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Tai Chi, haciendo clic aquí

 

Recomendar a un amigo:

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: