Home > Familia > Padres e hijos

Límites y rebeldía

Bases de una buena comunicación con sus hijos

Sobre todo cuando de poner límites se trata

Orden y ecuanimidad 

Una sociedad organizada de forma autoritaria necesita de una obediencia vertical inobjetable y fielmente seguida. 
El jefe es el jefe y nadie puede contradecirlo de ninguna forma, so pena de sufrir el castigo que el jefe mismo considera adecuado dependiendo de la situación. 
La obediencia es incuestionable y la falta de la misma impensable.

En una relación de este tipo, los chicos son simplemente obedientes seguidores de la figura del jefe representada por los padres. 
Las reglas deben ser seguidas, entonces, sin excepciones, y sin un cuestionamiento a la lógica de las mismas. No hay ningún tipo de ecuanimidad u horizontalidad en esta relación. Las ordenes bajan por el escalafón y deben ser tomadas y obedecidas.

Aun cuando es cierto que los niños se están formando y no tienen ni el conocimiento ni la experiencia de sus progenitores, siguen siendo nuestros iguales sociales y tienen derechos como tales, derechos que no deben ser pisoteados. 
Derecho al honor, la dignidad, la salud, protección e integración social.

Los chicos se rebelan frente a las actitudes autoritarias desde que son muy pequeños. Las primeras conductas de rebelión de este tipo se pueden ver desde aproximadamente los dos años de edad, cuando empiezan los caprichos, las pataletas y las pequeñas, pero marcadas, luchas por el poder. 

Estas deberían ser señales que demuestran que estamos usando demasiada disciplina, fuerza y manipulación en nuestros esfuerzos educadores. 
Desdichadamente, estas señales suelen ser malinterpretadas por los adultos, entendiéndose que, al aumentar la rebelión y los problemas, la solución pasa simplemente por aumentar los esfuerzos represivos y las actitudes autoritarias, los gritos, agresiones y retos; buscando a través de esta errada vía la forma de conseguir más poder y más control sobre los niños.

Por otro lado, los niños son criaturas naturalmente espontáneas, con actitudes y ocurrencias nacidas en el momento y olvidadas luego, no planificadas. 

Necesitan disciplina, lo cual significa que necesitan desarrollar responsabilidades, auto-control y mantener un orden establecido; pero no necesitan gritos, ataques, culpas, vergüenza, golpes, etc. 

El orden es una parte importante y necesaria de la libertad y la ecuanimidad que necesitan. 
La mejor forma de enseñarles a tener auto-control y a comportarse de forma “correcta” es modelarnos nosotros mismo siguiendo parámetros aceptables, manteniendo alrededor de ellos un ambiente en el que se puedan desarrollar como queremos, a través del ejemplo dado por la buena conducta, la no agresión y la falta de autoritarismo.

El orden da una sensación de tranquilidad, seguridad y pertenencia, no a través de una inserción agresiva, sino pacífica, lo cual ayudará con el tiempo a reducir y eliminar las pataletas y las luchas por el poder, sin necesidad de violencia física y mental. 

Información: un no nada más no basta     

La falta de información cuando se recibe una orden genera (y no solo en los chicos) una resistencia inmediata y espontánea. 
En esta situación, el uso de un comando simple y coercitivo como ¡No! es nuestro peor enemigo, ya que lo único que generará en el niño es resistencia y no una necesidad de obediencia.

Es más simple para ellos (y para conseguir una respuesta positiva) escuchar cómo hacer algo correctamente en vez de escuchar que lo están haciendo mal. 

La mayor parte de las veces, al conseguir información sobre lo que están haciendo y los motivos detrás de lo que deben hacer, los chicos reaccionarán en la forma esperada y obedecerán las reglas sociales establecidas sin demasiado problema o resistencia. 
La información dada y nuestro lenguaje juegan un papel fundamental en la formación de los pensamientos del chico.

El no es totalmente negativo, e implica que se esta haciendo algo mal, más que de forma incorrecta. Además, es usado para negar, rechazar, resistir y demostrar desacuerdo. 

No es un término que genere una posibilidad de discutir, o de polemizar. Ni siquiera de generar un debate sobre lo negado. 
No es flexible ni se compromete con la situación o los motivos. Simplemente niega. 
Es un termino que controla y niega, de forma nociva para el chico, por causa de esta falta de posibilidades de discusión. 

Lo interesante, y sano, para la formación del niño es, antes de decir simplemente no, cuestionarse que es lo que está mal de lo que está haciendo y luego formular la negativa junto con la explicación que permita razonar lo que se está diciendo, amén de especificar qué parte del comportamiento es el que se desea que se detenga o cambie.

Para aprender cómo expresar y controlar tus emociones, inscríbete ahora en nuestro curso gratis haciendo clic aquí.

 

Viviana Vergara

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

¿ Como se hace?

Por CHIVITA36


Bases de una Buena Comunicacion con sus Hijos

Por EL FANTASMA


ORDEN Y ECUANIMIDAD

Por NENA_1962


Mas notas del autor:

Viviana Vergara

Embarazo adolescente, una preocupación de todos

Embarazo adolescente, una preocupación de todos

Sepa qué hacer y cómo dar su apoyo y contención si una adolescente está embarazada

Adolescentes: cómo saber cuando buscar ayuda

Adolescentes: cómo saber cuando buscar ayuda

La evaluación debe hacerse entre los padres, los educadores, y otras personas significativas que coincidan en una preocupación digna de ser consultada a un profesional que lo a afrontar el problema existente.

La rebeldía puede ser positiva

La rebeldía puede ser positiva

¿Está preocupado por la actitud de su hijo? ¿Desearía tener mejor diálogo? La rebeldía no es una enfermedad infecciosa, sino una forma de ser, originada por la actitud momentánea hacia algo o alguien... esa misma forma de ser puede ser la impulsora de muchas actitudes provechosas.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: