Home > Salud y Bienestar > Medicina

70+

Baldosas rotas...¿Una Ciudad para todos?

¿Quién puede afirmar que muchas grandes ciudades no están hechas en contra de las personas mayores? De hecho quien se anime, no podría acumular las pruebas suficientes para demostrarlo... Calles rotas, colectivos inaccesibles, semáforos precoces... a continuación, algunos consejos para intentar superarlo.

La mejor cocina francesa... sin engordar

Al encontrarse con la selva de cemento, las personas mayores de 60, deben enfrentar una serie de obstáculos dignos de un juego de supervivencia. Las escaleras altas en colectivos, paradas incomodas, etc.

¿Qué se puede hacer?

La solución no es alejarse de los peligros dejando de salir a la calle. De hecho, la recomendación más sana es acudir a la ayuda de los más jóvenes, pidiendo el asiento en un transporte público, asistiendo a su ayuda para cruzar por una vereda complicada o una bocacalle y aprovechar para generar una integración intergeneracional (este es un llamado especial a los adolescentes).

Las incomodidades más grandes, están en el mal estado de las veredas. Baldosas rotas, flojas o ausentes, calles en reparación, ramas caídas, etc.

También es de vital importancia la invasión de los comerciantes en el espacio público de transito: los puestos de venta ambulantes y las mesas de bares y restaurantes en las veredas atentan contra la libertad de movimiento de las personas con imposibilidades motrices.

El transporte público es la forma de traslado más necesaria para las personas mayores, sin embargo, el tomar un colectivo es prácticamente una “Misión Imposible”: las paradas ubicadas en lugares sin espacio para hacer la cola, son el adelanto de lo que luego será la tarea de subirse al ómnibus.

Las escaleras a más de 35 centímetros del piso, son un impedimento natural para muchas personas mayores, casi en la misma proporción que las maquinas boleteras.

Poniendo como ejemplo de exageración a la Avenida 9 de Julio, se demuestra que el peatón es en la ciudad de Buenos Aires (y en muchas otras de Sudamérica), un objeto de estorbo para el funcionamiento del transito, y mucho más aun, las personas que necesitan de más tiempo para cruzar una calle, antes de que el semáforo corte.

Ante la falta de un sistema que tenga en cuenta a los peatones mayores de 60, las salidas deben partir de la solidaridad:

-Pida ayuda sin tener miedo de molestar a otras personas

-Acepte la ayuda de los demás, y muéstrese cordial

-Tenga en cuenta que la ciudad es de todos, y así como todos debemos respetar las normas, también estamos en derecho de exigir que nos respeten

-La seguridad también parte de todos. Respete las señales de transito y manéjese con seguridad y precaución.

-Presente sus quejas en los Centros de Jubilados de todo el país.

Las denuncias

La forma de hacerse respetar es presentando su denuncia: La Comisión Nacional de Regulación de Transporte, llama a todos aquellos que se sientan no respetados a dejar su queja al 0-800-333-0300.

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad, lo atenderá en el 4338-4900; y para participar del Programa de los Adultos Mayores y la Problemática Vial, puede comunicarse al 4943-1225.

La ciudad es de todos y para todos, aunque a veces no lo parezca. Participemos.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

El origen de las supersticiones

El origen de las supersticiones

Todos hemos caído alguna vez en la tentación de tomar los recaudos que dictan ciertas supersticiones, como no cruzar debajo de una escalera o no mirarse en un espejo roto. Sin embargo, pocos sabes cuales son los orígenes de estos mitos…

Premoniciones y humor

Una noche, un padre escucha mientras su hijo reza:

Pasamontañas tejido a dos agujas

Pasamontañas tejido a dos agujas

Un práctico pasamontañas que puedes hacer tú misma, para estar siempre abrigados

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: