Home > Dinero > Empleo

Empleo después de los 40

Adultez: las paradojas de Occidente

Una mirada sobre el contradictorio lugar que el mundo industrializado otorga a la experiencia de vida.

Durante los turbulentos años 60, el mundo occidental vivió una verdadera revolución cultural, con el hipismo, el rock, el feminismo, los derechos civiles, las reivindicaciones negras, el dadaismo, el pop art y centenares de movimientos contraculturales.

Todos estos movimientos comenzaron, lentamente, a eclipsarse en su desarrollo, pero no así la gente que los gestó (o por lo menos la mayoría de ella).

Sucede que gran parte de los jóvenes que impulsaron todos estos cambios, los baby-boomers (se los denominó así porque, luego de la segunda guerra mundial y con el auge del Estado de bienestar, se experimentó un gran incremento en las tasas de natalidad), han pasado a ser adultos, que continúan presentes y vigentes.

Estas personas, además, pertenecieron a una de las generaciones más instruidas, viajeras, e influyentes en el aspecto político.

¿Qué valor agregado tienen estos hombres y mujeres, en el presente? La experiencia. Esto quiere decir, que a las cualidades anteriormente descriptas, se les suma la sabiduría que han experimentado con el paso de los años, los mismos años que ellos ayudaron a transformar.

Pero no solo se trata de esto: estas personas están viviendo una adultez, que, al igual que su juventud, resulta inédita: nunca antes los hombres habían podido prolongar tanto, gracias a la ciencia, sus años y calidad de vida. Y esto para no mencionar el futuro cercano, al que la genética y la biotecnología están comenzando a transformar a pasos agigantados.

De esta forma, el panorama de los adultos de hoy en día, nos marca que son gente muy sabias, con múltiples y vividas experiencias, una gran lucidez, y un muy buen estado físico.

Con todas estas cualidades, cualquier razonamiento lógico nos haría pensar que estos hombres y mujeres son las personas más respetadas, consultadas, escuchadas, y admiradas dentro de la sociedad. Pero, lamentablemente, sabemos muy bien que no es así.

Occidente, nos vuelve a sorprender con otra de sus paradojas. Al tiempo que está sumido en una gran cantidad de dudas e interrogantes existenciales, reserva para los adultos, es decir las personas con más experiencia y sabiduría, un lugar marginal dentro de la sociedad.

Hoy en día, existe un privilegio de la información por sobre la sabiduría. Los cada vez más constantes problemas que están azotando al mundo industrializado, intentan ser resuelto con la opinión de técnicos y expertos, que poseen un gran cúmulo de estadísticas, datos, e información, pero carecen de la experiencia de vida.

¿Son realmente importantes estos especialistas? Sin dudas. Siempre es fundamental contar con cifras, análisis, y propuestas de quienes le hayan dedicado su vida al estudio.

Pero con esto solo no alcanza. Si a estas respuestas no se le agrega aquella que proviene de la sabiduría, y que solo la gente con años de experiencia es capaz de ofrecer, solo se volverán a atravesar por los mismos conflictos del pasado.

De hecho, el movimiento contracultural de los ’60, surgió como respuesta a un tecnicismo, tanto político como científico y social, que estaba llevando al mundo a su autodestrucción, con la amenaza constante de la guerra fría y el armamento nuclear.

Pero occidente parece no escarmentar, y hoy, cuando el terrorismo y las crisis económicas vuelven a amenazar a la estabilidad mundial, sus líderes, lejos de consultar a los más experimentados, intentan refugiarse solo en la erudición tecnicista.

Pero lo más alarmante de todo esto, es que son varios los adultos que parecieran sintonizar con este mensaje. Es frecuente verlos vestidos con ropa de jóvenes, realizándose cirugías para ocultar sus años, e incluso avergonzándose de su edad, como si los achaque físicos deberían guardar una relación directa con los intelectuales.

Solo mediante la propia reafirmación de sus edades, que son sinónimo de experiencia y sabiduría, el ser adulto logrará ocupar el lugar que le pertenece dentro de la sociedad, y no el sitio al que es confinado.

Aquella generación fue capaz de cambiar a toda una juventud, a toda una sociedad, y a todo un mundo. Es tiempo de volver a intentarlo.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Adultez

Por SALYX


Mas notas del autor:

La Redacción

Voyerismo

Voyerismo

¿El voyerismo es una enfermedad? ¿En qué consiste?

La lujuria

La lujuria

Un tema difícil de investigar y reflexionar es la lujuria, pero con este texto se echa un poco de luz sobre las múltiples preguntas que suscita

La economía en la actitud social del individuo

Viejos y nuevos paradigmas económicos, y su papel en la vida cotidiana  

OTRAS NOTAS SOBRE

Videos

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: